Los nuevos porteros

"Los entrenadores del fútbol actual y moderno van buscando ese portero que además de parar se integre más al equipo"

Actualmente se puede ver a muchos porteros de una talla no tan alta, y que cuentan con los mejores porcentajes de intervenciones. Hacen que sus equipos sumen puntos importantísimos rindiendo a un alto nivel. Hablamos de guardametas de primer nivel como Édgar Badía, Aitor Fernández o Jordi Masip, que rondan los 180 cm de altura.

En la historia del fútbol ha habido grandes porteros como Fillol (180 cm), Campos (168 cm), Higuita (175 cm), Conejo Pérez (172 cm), Barthez (178 cm) y españoles como Arconada (179 cm), Buyo (180 cm), Casillas (182 cm) o Valdés (183 cm), los cuales han dado un muy buen rendimiento tanto en sus respectivos clubes como en sus selecciones.

«Los entrenadores del fútbol actual y moderno van buscando ese portero que además de parar se integre más al equipo»

Los entrenadores del fútbol actual y moderno van buscando ese portero que además de parar se integre más al equipo. Valoran que ofrezca una aportación extra jugando bien con los pies, que lo haga con valentía, y siendo capaz de asumir esa gran responsabilidad. Al ser el último hombre se precisa mucho de esas cualidades.

Es el primer jugador en empezar el ataque del equipo y se le pide que no se ponga nervioso, o por lo menos que no lo aparente, cuando, por ejemplo, solo pueda golpear con los pies un balón dentro o fuera del área. Entonces, se le requiere que pueda saltar una o dos líneas con un buen pase y que el receptor no tenga que hacer maravillas o correr 10 metros para controlarlo y perder su posición.

Édgar Badía es el guardameta con más paradas de LaLiga: 89 en 28 partidos

Porteros como Ter Stegen (187 cm) ofrecen esas condiciones. Además, siguen buscando ese cancerbero ágil, de rápidos reflejos, con intuición y con dotes de mando para ser los «ojos en la espalda» de los defensas y poder así recolocar el sistema defensivo.

Pero aún quedan dirigentes de la «vieja escuela» que piensan que los porteros deben medir 190 cm o más, que no importa lo bien que jueguen con los pies o si llegarán a ese balón raso o a la escuadra. Solo buscan «planta» para las fotos de equipo. Y muchos ojeadores de porteros siguen limitados en poder ofrecer a esos entrenadores lo que verdaderamente necesita su equipo.

«Muchos ojeadores de porteros siguen limitados en poder ofrecer a esos entrenadores lo que verdaderamente necesita su equipo»

Se necesita un cambio de filosofía para poder disfrutar aún más del fútbol.