El Mallorca se ha equivocado con Luka

De poco sirve que el director deportivo Pablo Ortells diga públicamente que fue el entrenador quien decidió que Luka Romero se convirtiese en el jugador más joven en debutar en Primera. Nadie se lo cree. Culpar al entonces técnico bermellón Vicente Moreno no es más que un recurso fácil para tratar de echar balones fuera. A nadie se le escapa que para subir a entrenar a un cadete [Luka tenía entonces 15 años] con el primer equipo del Mallorca se necesita de la autorización de la Dirección deportiva. Se han dado casos de juveniles o jugadores del filial que no han podido ni siquiera completar un entrenamiento con el primer equipo por orden inmediata de la Secretaría técnica, sin ir más lejos.

El de Luka no era un caso normal. Está becado por el club y tiene representante, algo que muchos jugadores de su edad no adquieren hasta pasados unos años; además, Luka empieza a entrenar con el primer equipo mallorquinista cuando el mundo del fútbol está paralizado. En plena pandemia, un chico de 15 años empieza a ser noticia porque entrena con el primer equipo del RCD Mallorca, algo que desde el club se encargan de promocionar a través de redes sociales y medios de comunicación.

¿Cuál es el problema? Luka no tiene entonces 16 años, que es la edad mínima laboral en España. Y no puede por tanto firmar un contrato profesional que le vincule profesionalmente al Mallorca. En ese sentido, su caso es distinto al de Rafel Obrador, juvenil de entonces 16 años que también entrena con el primer equipo bermellón en esa época, pero que había formalizado su vinculación al club con un contrato. Un año después de firmar, tras debutar en Primera y realizar la pretemporada a las órdenes de Luis García Plaza, es traspasado al Real Madrid. Un negocio redondo para el Mallorca.


❝En su día, el Mallorca perdió la oportunidad de hacer que Luka jugase en División de Honor

El sonoro debut de Luka Romero ante el Real Madrid [en junio de 2020], testimonial pues apenas disputa unos minutos, entra en el libro de los récords de LaLiga y pone en el escaparate a un auténtico caramelo para clubes de más recursos que el Mallorca. Sin tener contrato apalabrado, el club intenta persuadir a jugador y representante para que se sientan a gusto y firmen su primer contrato una vez el jugador cumpla los 16 años. Empezada la temporada 2020/21, Luka cuenta para Luis García Plaza. Disputa minutos al principio de Liga, pero apenas goza de oportunidades una vez cumple los 16 años en noviembre de 2020.

Hablando en presente, Luka es ahora mismo una marca en sí mismo. Está patrocinado por Nike, las selecciones nacionales de México y España van detrás suya y busca ahora un club que le pueda dar unas condiciones idóneas para ir rompiendo barreras. En su día, el Mallorca perdió la oportunidad de hacer que Luka jugase en División de Honor con el Juvenil A bermellón. Allí hubiese compartido escenario con los mejores jugadores de su edad. El Mallorca, en cambio, decidió obviar ese camino y lo introdujo en disciplina del filial. Con el Mallorca B en Tercera, apenas ha podido brillar. La Tercera es una categoría muy complicada para los jóvenes talentos.

Lo que Luka necesita ahora es un proyecto en el que poder desarrollar su fútbol. Que sienta que apuestan por él. Sentirse respaldado por el club es esencial en un jugador de sus características, y que tiene años y años de carrera por delante.

Àlvar Moreno

Director de Tribuna Sol

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.