Cómo cortar la progresión de un jugador

Sergio Tejera era en 2012 un prometedor futbolista de 21 años. Jugaba con el primer equipo del Mallorca pese a tener ficha del filial. Era un jugador del gusto del técnico Joaquín Caparrós, quien apostaba por él, algunas veces incluso de titular por delante de centrocampistas contrastados como Tomás Pina o Fernando Tissone.

El caso es que Tejera, fichado procedente del Chelsea FC en 2009, tenía en su contrato una cláusula de renovación automática por partidos disputados. Si alcanzaba una cierta cifra, su vinculación con el club se extendía de forma inmediata. Pero entonces, un cruce de intereses entre el representante del jugador y la Dirección deportiva del club tensó la relación entre ambos. Desde aquel momento, Joaquin Caparrós recibió la orden de no alinear a Sergio Tejera en lo que restaba de temporada. Y así fue. Tejera no volvió a vestir la camiseta del RCD Mallorca en partido oficial y consecuentemente su contrato con la entidad no se extendió.

Disputó su último partido como bermellón en abril de 2012. Fue en un Athletic Club 1-0 Mallorca. Aquella temporada, la 2011/12, Tejera jugó un total de 15 partidos con el primer equipo mallorquinista, siete de ellos saliendo como titular.

Tras salir del Mallorca enfadado por el trato recibido, volvió al RCD Espanyol, donde se había formado en categorías inferiores. También estuvo en Alavés y Nàstic de Tarragona, en Segunda división. Actualmente milita en el Real Oviedo, donde juega desde 2018.

Àlvar Moreno

Director de Tribuna Sol

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.