El Mallorca B recupera la sonrisa

El fútbol discurre en ocasiones por caminos marcados meramente por el resultado. Si uno gana, aunque sea de chiripa, es porque es muy bueno. En la derrota, en cambio, todo son nubarrones. El ritmo competitivo ofrece en cambio una tercera vía. Lejos de resultadismos, cabe analizar el juego de un equipo por las sensaciones que transmite. Como si hubiese un medidor capaz de calibrar cómo de buena es la impresión que un equipo plasma en los 90 minutos que dura un partido.

El Mallorca B de Julián Robles ha sido capaz de alejarse del ruido que ofrecían los primeros resultados de la competición. La exigencia del club que representan los futbolistas del filial bermellón ha hecho recapacitar a un grupo que llega a la recta final de la primera fase consciente de sus posibilidades.

Sendas victorias ante Llosetense (3-0) y Santanyí (1-0) y el empate a cero cosechado en el campo del Alcudia refrendan la buena dinámica del equipo, que se acerca a la cabeza de la tabla, con seis jornadas de la primera fase por disputarse.

Adrián Montalbán se ha convertido en una pieza clave para Julián Robles. Patri Bennassar

La figura de Adrián Montalbán, clave

El atacante ibicenco (2000) se ha asentado como titular en una delantera muy codiciada. Montalbán aporta dinamismo en la zona más ofensiva del Mallorca B. Ubicado en ocasiones como enlace con los delanteros centro del equipo, su excelente trato de balón facilita que el balón fluya en campo contrario. Busca continuamente a sus compañeros en posiciones de ataque y tiene una gran tendencia a asociarse. Es un atacante combinativo que también sorprende llegando desde segunda línea. Puede actuar como punta pues su buen disparo a puerta es uno de sus fuertes. Suma un gol esta temporada.

Once del Mallorca B en el derbi ante el Santanyí. Patri Bennassar

Los fichajes mejoran al equipo

El Mallorca B acudió al mercado invernal buscando jugadores para posiciones específicas que aportasen más equilibrio al equipo. Dicho y hecho.

  • El central Juan Carlos Quirós parece haberse adaptado con rapidez a su posición en el eje de la defensa. Se complementa con facilidad a su compañero Pep Gayà, capitán del filial bermellón que lidera al equipo desde la zaga.
  • En el centro del campo, Imanol Alonso es la gran sorpresa positiva. Futbolista que aporta pausa y templanza al equipo, el peso del juego del filial bermellón pasa por sus botas. Es el perfecto enlace entre la defensa y las posiciones más adelantadas.
  • La adaptación de Alberto Salido ha sido anecdótica. Criado futbolísticamente en Son Bibiloni, es un futbolista de un perfil diferente a lo que había en plantilla. Goza de una velocidad explosiva en las distancias cortas que resulta letal para las defensas rivales. Además, saca partido a su fuerte tren inferior para ganar la disputa en los balones divididos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *