Pedro Ortiz se hace fuerte en el Sevilla Atlético

El mallorquín, canterano del Atlético Baleares, es cada vez más importante en el filial del Sevilla FC

Puso rumbo al filial del Sevilla FC en verano de 2019, tras despuntar en el Atlético Baleares que se quedó a las puertas de ascender a Segunda división. Pedro Ortiz Bernal (Sóller, 2000) disfruta de su segunda temporada en Nervión. Lo hace siendo protagonista en el centro del campo hispalense y luciendo el brazalete de capitán del equipo sevillista, con el que tiene contrato hasta 2023.

Protagonista y capitán

En la presente temporada, Ortiz ha disputado un total de 11 encuentros de Liga (10 de ellos saliendo de titular) y se ha convertido en pieza indispensable en el esquema del equipo. El Sevilla Atlético compite actualmente en el Grupo IV-B de Segunda B. Allí, el filial sevillista está cuajando una notable temporada. Es el clasificado con 23 puntos, además del máximo anotador del grupo, con 23 tantos.

La temporada pasada anotó dos goles en los 18 partidos que disputó con el Sevilla Atlético

Su primera temporada

La pasada campaña, la 2019/20, Ortiz disputó un total de 18 partidos con el Sevilla Atlético, de los cuales en 16 lo hizo empezando como titular. Además, anotó dos goles. La pandemia, empero, interrumpió y detuvo la competición en marzo.

Pedro Ortiz, en su etapa como futbolista balearico. CD Atlético Baleares

Joan Vich: «Pedro Ortiz es un chico de la cantera»

En declaraciones a Tribuna Sol, el director del fútbol base del Atlético Baleares, Joan Vich, recuerda que «Pedro Ortiz es un chico de la cantera que debutó con el primer equipo. Eso habla del buen trabajo que lleva a cabo el club». Y argumenta: «Siempre es complicado que salgan jugadores así. Llegar y mantenerse es lo más complicado en el fútbol. Ortiz llegó un momento en el que tras no jugar, se dio cuenta de que debía cambiar. Y cambió. Entonces, tuvo la continuidad necesaria para que otros equipos se fijasen en él. La filosofía del Atlético Baleares es proyectar a los jugadores de la cantera, aunque sabemos que no siempre es fácil», concluye Vich.