El Mallorca reduce su deuda de 27 a ocho millones

Pocos se lo podían imaginar. La propiedad norteamericana encabezada por Robert Sarver adquirió el 77% de las acciones del RCD Mallorca en enero de 2016. En ese instante, el equipo deambulaba por la Segunda división y coqueteaba con un descenso a Segunda B que se fraguó la temporada siguiente. El grupo empresarial de Sarver asumió la deuda que el club llevaba acumulada y se hizo cargo de ella. La supervivencia del Mallorca pasaba por estar en la Primera división de LaLiga, un hito que el primer equipo ha logrado dos veces en las últimas tres temporadas. Eso en cuanto a lo puramente futbolístico; en lo económico, la deuda de 27 millones de euros que acarreaba el club se ha visto reducida hasta ocho, producto de una encomiable gestión deportiva y no deportiva. El apartado de Convenio Especial con la Hacienda Pública es la que ocupa el grueso de la deuda actual. Desde el club apuntan que la intención es liquidarla totalmente en un plazo máximo de tres años.

De seis millones a 249.000 euros por derechos de TV

Es verano de 2016 y el Mallorca prepara una nueva temporada en Segunda división. La elite del fútbol nacional se vislumbra a años luz. El primer equipo bermellón no levanta cabeza desde que perdiese la Primera en 2013. A Robert Sarver, máximo accionista del club desde enero, le toca cumplir con los plazos con tal de ir liquidando la deuda del club. Al término de esa campaña, la 2016/17, el club registra pérdidas por valor de 4.38 millones de euros. Así que a Sarver le toca rascarse el bolsillo de nuevo para confeccionar una plantilla que devuelva al equipo a LaLiga. El club está eximido de pagar la deuda en Segunda B. Una vez en el fútbol de bronce español, el Mallorca pasa de ingresar más de seis millones de euros por derechos de retransmisión de sus partidos a 249.000 euros.

La facturación total del RCD Mallorca por temporadas. Tribuna Sol

Facturación récord en Primera

El club sale adelante y logra un doble ascenso histórico. De Segunda B a Primera en apenas dos temporadas. El dato de la deuda neta del club en Primera es de 8.23 millones de euros, casi 20 menos que cuando Robert Sarver aterrizó en el Mallorca. En Primera, las cifras son algo diferencial. El club ingresa más de 46 millones por derechos de televisión, supera los cuatro millones en taquilla y roza los ocho millones en patrocinio y publicidad. La cifra que arroja el club es de récord: Facturación total de 62.88 millones de euros, pese a tener una masa salarial casi el triple de costosa que en Segunda (25.09 millones) e ingresos por valor de más de 17 millones de euros.

Una gestión excelente

La supervivencia parece asegurada con la gestión económica del CEO de Negocio Alfonso Díaz. Ahora, la prosperidad del Mallorca pasa por permanecer el mayor tiempo posible en Primera.

Àlvar Moreno

Director de Tribuna Sol