Álex Casas: «El espíritu de equipo nos ha llevado al ascenso»

El entrenador del Juvenil A del Atlético Baleares concede a Tribuna Sol su primera entrevista tras lograr el trabajado y merecido ascenso a División de Honor

La conversación transcurre en las gradas de Son Malferit. Hay buen ambiente en las instalaciones deportivas del Atlético Baleares. El entrenamiento del Juvenil A ha concluido y es turno para los más pequeños, que inundan el verde césped bajo un sol de justicia. A Álex Casas se le encomendó a principio de la pasada temporada la complicada tarea de promocionar al equipo a División de Honor, algo que la entidad blanquiazul no había logrado estos últimos años, desde el descenso a Liga Nacional en 2017. Algo tendrá cuando tras su primera campaña en el cargo, el Juvenil A blanquiazul vuelve a estar entre los mejores equipos del panorama nacional. Pero no ha sido tarea fácil, ni mucho menos. Casas, quien ha prolongado su contrato con el Atlético Baleares hasta 2022, explica en esta entrevista para Tribuna Sol cómo ha sido el año y traza las primeras líneas acerca de cómo será el curso que viene, cuando Barça, Espanyol y compañía visiten Son Malferit.

PREGUNTA: Uno de los objetivos que se marcaron a principio de temporada fue el de acortar la distancia entre primer equipo y Juvenil A. Y lo han logrado con su ascenso a División de Honor.

RESPUESTA: Una vez que lo hemos conseguido, estamos muy orgullosos y contentos. El día del ascenso igual no eres consciente de lo que has logrado. Pero a medida que van pasando los días, cada vez más. Ahora no hay mucho tiempo para mirar atrás. Hemos conseguido el ascenso, sí, pero nuestro objetivo no es solo haber llegado sino mantenernos. Es lo que vamos a intentar. No sirve de nada haber ascendido y a las primeras de cambio volver a bajar. Queremos darle continuidad al proyecto y eso pasa por estar el máximo de años posibles en División de Honor.

«Si nos llegan a decir que, como nos pasó el día del ascenso, los jugadores se tienen que cambiar en un descampado, pues no te lo crees»

P: Comentaba usted que no suele ascender el equipo con los mejores jugadores sino el que mejor se adapta a la Liga Nacional .¿Al final ha sido así?

R: Especialmente este año tan atípico, tan raro, con una Liga tan corta y en la que cada partido era muy importante, no ha habido casi margen de error. Este año ha tenido aún más importancia el saber adaptarse a las circunstancias. Bajas por COVID o un jugador que ha estado en contacto con un positivo, tema de las charlas, cómo preparas el partido sin tener vestuario… esas cositas, que a lo mejor antes se daban por entendidas, ahora empezando por entrenadores y jugadores, te tienes que saber adaptar. Si nos llegan a decir hace año y medio que, como nos pasó el día del ascenso, los jugadores se tienen que cambiar en un descampado, pues no te lo crees. Tienes que asumir la realidad y darle de verdad importancia al partido, que es lo que cuenta. Cuando el equipo no estaba del todo fino o un partido se te complicaba, cobraba importancia el espíritu del equipo, el grupo. Y eso no se entrena. El tiempo es el que alimenta ese espíritu de equipo, las buenas relaciones entre los jugadores, al final es lo que nos ha llevado a lograr el éxito, el campeonato, el ascenso.

El Juvenil A 2020/21 será recordado como el que devolvió al Atlético Baleares a la División de Honor. CD Atlético Baleares

P: Hubo un pequeño bache al final de la primera fase, con tres empates seguidos. ¿Le preocupaba que no llegasen los resultados?

R: En ese momento, aunque fueron tres empates consecutivos y desde fuera la gente pudiera dudar, y era comprensible, yo ahí al equipo lo veía muy bien. De hecho, empatamos con el Felanitx un partido en el que estuvimos más de media hora con 10 jugadores. Y aún así, yo creo que merecimos ganar. Luego, fuimos a Manacor. Y aunque el punto era bueno, fuimos superiores. E igual contra el Ciutadella, salvo los últimos 15 ó 20 minutos, donde el partido se volvió un correcalles y nos entró el miedo. Analizando los tres empates, yo estaba tranquilo. Yo donde tuve dudas fue en las primeras jornadas. Veía que nos iba a costar mucho. Tras eso, el equipo hizo un cambio radical prácticamente de un día para otro.

P: Cuando le nombraron entrenador del Juvenil A, usted dijo que iba a apostar fuerte por los jugadores de la cantera. ¿El año que viene también será así?

R: Vamos a contar con bastantes jugadores del año pasado. Creo que tenemos que contar con gente de la casa que ha dado rendimiento. Pero no tenemos que renunciar a un jugador de nivel superior que venga de fuera. Lo que tengo claro es que a los canteranos hay que atenderles y apostar por ellos, si se lo ganan. En caso de duda o en igualdad de condiciones con otro jugador, siempre vamos a apostar por un jugador que ya sea nuestro. Porque conoce el club, sabe la exigencia que hay. Lo que sí puedo adelantar es que va a haber bastantes renovaciones, los jugadores que fueron importantes en el ascenso continúan.

El Juvenil A balearico demostró ser el equipo más sólido en la Liga Nacional balear. CD Atlético Baleares

P: ¿Qué tipo de cambio debe llevar a cabo el jugador que el año pasado estaba en Liga Nacional y el curso que viene jugará en División de Honor?

P: Principalmente, el ritmo y la intensidad son distintos. Es verdad que es una categoría mucho más física, en el sentido de que tienen que ser capaces de aguantar esfuerzos continuados, muy largos, con un ritmo de partido muy fuerte y durante 90 minutos. El año pasado fuimos un equipo dominador, estábamos cómodos con el balón y cuando lo perdíamos volvíamos a recuperarlo rápidamente. La temporada que viene va a ser al contrario. Vamos a tener que saber defender bien, acostumbrarnos a estar más tiempo sin balón.

«En División de Honor vamos a tener que saber defender bien, acostumbrarnos a estar más tiempo sin balón»

P: Lo que parece claro es que la División de Honor es un caramelo para el futbolista. No se le puede decir que no.

R: Bueno, te puedes encontrar casos en los que el fútbol no sea su prioridad. Y el esfuerzo que requiere esa categoría, el competir por un puesto, viajar cada 15 días, etc. se puede dar que un chico no lo valore y prefiera otras cosas. Pero al que le gusta el fútbol, al que le llena y le hace ilusión, en esa edad tiene que ser el sueño de su vida jugar en División de Honor. Porque cuando estás en fútbol base, la Primera y la Segunda división lo ves tan lejano que ni te lo planteas seguramente, y lo que tienes más a tocar es la máxima competición juvenil. Además, solo hay tres años de etapa juvenil. En División de Honor, en el mejor de los casos, vas a jugar dos años; y los muy buenos los normal es que estés una temporada. Entonces, no hay un después. Es este año o ya no vuelve a pasar el tren.

Síguenos en Twitch